Llegar a un acuerdo es el nombre del juego en esto. Cuatro individuos, que viven en un camper, juntos, manejando en las Américas. Cómo, por ejemplo, balancear querer ir a acampar, con encontrar internet, con comer hamberguesasa, con buscar un librería? Esto es porque me gusta El Chalten – tiene todo, menos una conexión buena de internet. Me hubiera podido quedar muchas mas semanas a explorar las lomas cerca de Monte Fitzroy, pero no soy el único individuo en el vehículo. Y cuando nos levantamos la última mañana con un tanque de agua helado dentro del Cosmo, yo supe que era hora de ir al norte.

Cuando entramos a Argentina, manejamos cerca de la Costa Atlántica hacia el sur. Entonces, decidimos manejar la famosa Ruta 40 al norte, más cerca de las montañas. Su reputación es cierta: parte de la 40 fue muy pantanosa para Cosmo, entonces encontramos otra ruta alrededor de la sección mala. Unos minutos en el desvío, vimos a otro viajero. Jason es de Taiwan y in la mitad de su paseo de 6 años alrededor el mundo. Hay muchos huecos para mi bici pesada y necesito llegar a Buenos Aires en 3 semanas – él dijo. Bajamos sus cosas de la bicicleta, las montamos al van, y lo llevamos hacia el este. Nos dijo historias, hizo preguntas, y tocó su violín chino. Un alma cálida y gentil. Cuando encontramos pavimento, y nuestra ruta norte, bajamos sus cosas, comimos almuerzo con él, y dijimos adiós. Lo extrañamos inmediatamente.

Jason plays his Chinese violin for us.  Photo - V.

Jason plays his Chinese violin for us. Photo – V.

Nuestro destino fue el pueblo de Gobernador Gregores. No mucho que ver, pero tenía lo que necesitamos – un mercado, diesel, gomería (vulcanizadora), y un campamento municipal gratis con electricidad y agua caliente. Bueno, no quiero alarmarlos, generalmente somos gente limpia, pero nosotros no nos bañábamos desde Punta Arenas, 3 semanas pasadas. Ay ay ay! La ducha mejor en años.

Tufts of golden grass in the pampas.  Photo - Nate.

Tufts of golden grass in the pampas. Photo – Nate.

El pueblo está en la mitad de las pampas de Patagonia – la estepa. No es desierto, y no es campo. Excepto nuestros amigos los guanacos y choiques, no hay mucho. Es hermosa a veces – como cuando el sol bajo ilumina la manga seca que hace campos de oro. O las nubes largas y bajas que se parecen a ovillos de lana. Generalmente, me recuerda al sur del estado de Idaho si ustedes conocen el lugar. Usualmente, quiero pasarlo tan rápido como sea possible. Yo sabía que Argentina tenia pampas, pero no sabía cuanto eran pampas. Pero, como Idaho sur tiene lugares especiales como los cañones Owyhee, los campos de lava Cráteres de la Luna ,y las formas raras en la Ciudad de las Rocas, también este lugar. La tierra plana tiene cañones interesantes, mesas, ríos. Detrás de una curva hay lomas hermosas con colores rojos y amarillos. Después subimos una loma y enrtramos nubes y nieve.

Colorful surprises in the steppe.  Photo - V.

Colorful surprises in the steppe. Photo – V.

Snow on the dry hills south of Perito Moreno.  Photo - V.

Snow on the dry hills south of Perito Moreno. Photo – V.

Un lugar especial como así fue el campamento cerca del pueblo de Facundo en el Río Senguer en la mitad de un valle ancho y bajo. Es silencioso, tranquilo, y simple. Y hay peces. Pasamos dos noches a pesar de que no hay mucho que hacer. Luis, la persona que cuida, llegó con su esposa a limpiar. También, la próxima noche el llegó a presentar sus hijos.

Luis nació en el área, y tiene cuarenta y algo años. El es Mapuche. Su esposa, parte Galesa, parte Mapuche. Lentamente, está aprendiendo el idioma de sus ancestros – Le tenían prohibido, igual que a sus papás. La última persona en hablar el idioma fue su abuelita, quien se murió cuando tenía 110 años, y habló los dos idiomas Mapuche y Tehuelche. De lo que pude entender, los Mapuches vivieron y viven en la región cordillera y el lado Chileno. Los Tehuelches, quienes no existen ahora, vivieron en las pampas Patagónicas. “Por qué los Mapuches estan aquí y los Tehuelches no?” le pregunto a Luis. “Porque los Mapuches fueron luchadores. Los Tehuelches, no.” el dijo casualmente – un golpe en mi estómago de pacifista.

La historia aquí, como en el oeste de los Estados Unidos, pasó muy recientemente. No se puede separar del presente. Y diferente a mucha gente que vive en las ciudades grandes en la costa oeste de los Estados Unidos, aquí casi todo recuerdan. No hay ciudades grandes a ­­­­­distraer. Todavía hay avisos en la careterra que dicen “Malvinas. Argentina siempre.” Y esta guerra solamente tiene 34 años.

Luis nos da la mano, nos dice que lo llamemos si los necesitamos, y nos desea buen viaje.

Warning: Patagonian wind.  Photo - V

Warning: Patagonian wind. Photo – V

Hora de pescar.

“Benjamin, dónde está la navaja?” pregunto.

“Está en la mesa cerca de los fósforos y de los insectos muertos,” él dice.

Por supuesto.

Yo cogí la navaja, la caña de pescar y fuí al río. Después de muchas picadas, una mordida (muy pequeño), 30 minutos rescatando una cuchara de un árbol, y quebrando la ultra caña tenkara me rendí. Afortunamente, los dos cañas tenkaras tienen partes intercambiables, entonces tenemos una perfecta y una para repuestos. Nos vamos.

On the road again.  Photo - Nate.

On the road again. Photo – Nate.

Pasamos en la neblina y en un momento el sol aparece. A veces un camionero nos pasa con un saludo. Siempre un saludo. Entramos a Esquel a buscar un lugar para pasar la noche. Creemos que los Argentinos no saben el concepto de “temporada baja”. V preguntó por una habitación: 800 pesos dijo el hombre. Pero yo sé que alquilaste esta habitación por 400 pesos, dijo V. Sí, para dos personas. Pero es la misma habitación, y es temporada baja. No, la temporada de esquí empieza el próximo mes! Pero es el próximo mes! Suerte, dijo él riéndose.

Seguimos.

Outside Trevelin.  Photo - Nate.

Outside Trevelin. Photo – Nate.

Llegamos al pueblo Galés, pionero de Trevelin. Está en un valle cerca de los Andes y tiene palabras con “muchas Y’s, P’s, y G’s” como mi amiga Kathi dice. Es muy hermoso. Pasamos dos noches cerca del pueblo en un campamento para casamóviles con pastos cortados, estructuras de madera pintadas con laca, una salón con chimenea y wifi. Cómodo. Los anfitriones jubilados y argentinos-italianos fueron encantadores.

De allá, es muy fácil ir a los Andes, con sus aguas, rocas y árboles alerces. Hasta vemos el azul profundo de la cabecera del Futuleufú, el río donde acampamos unos meses antes en Chile cuando le dijimos adiós a Nicolas y Phil. Los alerces desaparecieron y los coigues y pinos empezaron cuando entramos al Parque Nacional Los Alerces. Lagos y montañas dominaron el paisaje. Una escena mas de impresionante Patagonia. “Nos estamos acostumbrando a estos lugares hermosos?” preguntó V. Depronto. Pero, si hay una cosa que yo aprendí en este viaje, es que hermosura y asombro están asociados a mi estado de ánimo mas que al paisaje que estoy viendo. En todo caso, somos muy afortunados. Pasamos un día mas.

Lago Futalaufquen.  The headwaters to the mighty Futaleufú River.  Photo - Nate.

Lago Futalaufquen. The headwaters to the mighty Futaleufú River. Photo – Nate.

Free apples!  Photo - Nate.

Free apples! Photo – Nate.

More beauty in Los Alerces National Park.  Photo - Nate

More beauty in Los Alerces National Park. Photo – Nate

Es bueno, viajar despacio y fácil. Desde que salimos de Seattle hemos tenido un destino y una fecha límite. No quiero decir que fue muy rápido, porque no es así, pero la idea de llegar a Patagonia con mucha nieve y mucho frío estaba en nuestras mentes. Ahora, podemos subir más lentamente. Los pensamientos vienen y van con este rítmo lento. Pensamos en nuestra casa.   Vamos a encontrar trabajo? A los niños les va a gustar las escuelas nuevas? Como estan nuestra familia y nuestros amigos? Vamos a encajar? Nos sentiremos en casa? Cómo será?

Supongo que es otra aventura de pronto.

 

Share this Post:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Comments
  • alvaro Amparo gaarcia
    Reply

    varias cosas para rescatar de éste último relato de N en torno a lo que quedsaba de La Patagonia.
    1.- hasta acá se sienten los olores de dos(2) semanas sin baño…ufff, ufff
    2.- Los paisajes: rios, montañas, lagos,terrenos agrestes, otros no tan agrestes pero blancos por la nieve. largas…larguísimas carreteras, etc no paran de descrestarnos, al igual que los actores, que aunque los mismos…no nos cansan con sus fabulasosas experiencias y narraciones.
    3.- El ” Robo” o mejor el evitar que se desperdicie la producción de manzanas, que no son de propiedad de N,V,B y A, ni de… nadie en partuicular, se nos asemeja mucho a ciertos recorridos por la ciudad de Seattle por parte de cierto individuo,que no queremos mencionar…
    4.- El pensamiento fundado o infunadado de lo que vendrá una vez alcanzado el final del recorrido y el regreso a casa. Sin duda alguna encontrarán amigos… más amigos, escuelas aunque nuevas tendrán la novedad del cambio, familias y amistades que los recibirán y acogerán como se lo merecen y sin duda encajarán como siempre han sabido encajar y ahora con más conocimiento, experiencia y sabiduría. trabajo…? hay trabajo para tanto imbécil que deambula en éste mundo, no va a haber trabajo para personas , inteligentes, emprendedoras, arriesgadas…Sin duda que empezarán una nueva y gran aventura en la que tendrán que afrontar algunas dificultades. Pero para eso y mucho más estan muy bien preparados.

    Un abrazo y un término de aventura muy enriquecedor y feliz: Estamos a sólo un(1) mes del final…

    PapichuMamichu

Leave a Comment